cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de junio de 2013

Lo debido a ti



Lo debido a ti
no tiene cuerpo ni límite,
es el desertar de la inmediación
con las manos sobre los ojos
y un trance en la cabeza.
Es una fuenteorgía de sombras y muros,
de dicha y calambres apiñados
en caminos de una sóla noche,
siempre media vida,
reclamando para mí lo solitario
y el agua vertiginosa de la lluvia.

Lo debido a ti me cabe en el puño,
ocupa hojas y bosques de vértigo,
tantas letras tantos papeles
para convertir en amor la boca,
y acabar el vientre
por devorar la lengua.



2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Qué hermosa palabra: "fuenteorgía" lo define todo, todo lo contenido en el poema. Precioso.

Ánima dijo...

Tan poco y a su vez tanto...