cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de junio de 2013

Lo estoy sabiendo



Lo estoy sabiendo y no quiero darme cuenta de que volvieron los hombres de gris a buscarme en los sueños.
Lo estoy sabiendo y me hago la distraída atrapando con la mano lo que no existe, agarrando con la boca los colores y comiéndolos con los ojos abiertos.
Se sucede el grito colgado del techo, tan inaudible.
Lo sé y ahora escuché el vacío.
A este lado del hilo una lágrima se hace la fuerte y no consigue el plomo para mantener el equilibrio y se cae donde el agua es profunda y es negra y los bosques son suyos.
Un dedo parece una arista y aumenta la presencia inesperada de un aliento en el mío.
Es sencillo el viaje hacia adentro donde tiembla cada rostro, es fácil tenerle miedo al animal de la noche.




No hay comentarios: