cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de junio de 2013

Luz para morir




Hay que negar, negarlo todo,
ponerle un antifaz al aire
y dejar que la intemperie
avance hasta la piedra
y salte una chispa
que dé a los insectos
la luz necesaria para morir.
Hay que hacer de la palabra una piedra
redonda que ruede sobre un raíl-verso
y se estrelle al llegar
al punto de anclaje donde la sombra
no se reconoce a sí misma
en el secreto de decirle al poema
aquí estoy yo, sin ti.
Hay que abrirse en canal
lo mismo que una mariposa en el matadero
y caminar hacia el cadalso
con la respiración en un puño,
para cuando falte y no haya alrededor
más que agua,
el agua que te inculca la sed
del pez y de la arena,
la del muerto imaginado
que no niega
y descansa sus huesos junto a mí.



6 comentarios:

Leticia dijo...

Lapidario encadenamiento de signos que gira sobre sus aristas en la tersa superficie del haz del poema, testimonio al fin del talento de ser tú, la intérprete de Erato. Ío,siempre me ha cautivado el lado oscuro de la poesía... Te abrazo fuerte.

Óscar dijo...

En verdad, éste es uno de los poemas más sombríos que recuerdo haberte leído. Me han gustado estos versos, por lo que transmiten y por cómo lo representas:

"al punto de anclaje donde la sombra
no se reconoce a sí misma"

Un abrazo, Ío.

ANTIQVA dijo...

Ay, ese tremendo "lado oscuro de la poesia" me asusta un poco...

Un abrazo, Ío

Omar enletrasarte dijo...

este y el poema más actual, allanan el alma, gritan allí
saludos

Julie Sopetrán dijo...

La belleza, de todo ese dolor existencial en verso... No importa que la sombra no se reconozca a sí misma, estás. Eres Poesía. Precioso desde su inmensa y poética tristeza.

Ánima dijo...

Hay que empaparse de esta oscura simetría que desgajas pétalo a pétalo hasta la desnudez...

Gracias por escribir así, Ío.