cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




29 de julio de 2013

Ajena




Que ajena soy de mí
en el tiempo del aledaño.
Ajena.
Como tu lengua.
Todas las letras
las siento de carne
en los ojos.



1 comentario:

Julie Sopetrán dijo...

Interesante poema Ío, esa inconformidad que a la vez siente... y le da forma y fondo al poema. Me ha encantado.