cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




9 de julio de 2013

Otra soledad



Hay otra soledad
que va de fuera adentro,
llenándote de frío,
colándose en tus sueños,
que te llena los vasos
y apura el cigarrillo
para llevarte lejos.
No puedes escapar de ella
aunque vivas en medio del gentío,
estás por dentro solo,
y sólo eres vacío.

Hay otra soledad
que siempre te acompaña
y te llena de silencio,
empujándote muy lejos.
A veces intentas nadar
con delgadas palabras
hacia otros ojos,
hacia otros labios u otras manos
que nunca alcanzas,
porque hay un mar que te rodea
y tu isla solitaria
cada vez es más pequeña.

Hay otra soledad
que te silencia,
cuando articular cualquier sonido
es arrancarle a un pozo seco
una gota de agua que después nadie bebe,
que se llora y se muere.

Hay otra soledad
que sólo tú recuerdas,
cuando tu sonrisa se talla en la arena
que el viento borra
y el tiempo olvida.

Hay otra soledad
que va de fuera adentro
cuando tu mano extendida,
aquella que hace años
fuera puerto, nido y playa,
ahora tiembla callada
mientras se cierra,
y dentro ya no queda nada.


Miguel Ángel W. Mawey, 25 Mayo 05








Música: Fragmento de Third awakening, ProjectDivinity
Matti Paalanen







3 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Muy hermoso poema de Miguel Ángel, personalmente me ha gustado mucho, por su lirismo, por su ritmo y belleza de lenguaje. Felicitaciones.

Julie Sopetrán dijo...

Tu voz enaltece el poema... Precioso!

Miguel Ángel W. dijo...

solo puedo sonreir al viajar de nuevo por esta vieja soledad, gracias a ti, a Julia por su comentario.