cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




28 de febrero de 2013

Se volvía oscura




Contaba los piojos en los años que tenían sus uñas,
aquellas manchas blancas, decía, por falta de calcio,
-mentiras de niño probeta-
y le regalaba un beso mientras escondía sus manos
por no llamar al mar
y volcarle encima un plato de sorpresas.
La lágrima en tetrabrik se volvía oscura,
tan negra que el intestino se soldaba a sus propias paredes
para no digerir el crepúsculo
con sus escombros residuales.




No hay comentarios: