cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




11 de agosto de 2013

Latente





La tendencia del cuerpo es un animal escurridizo,
un pájaro volando hacia los huecos
de la propia habitación ajena.




7 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Y en esa antítesis... el pájaro encuentra su hueco, eso les lo importante, porque nada es ajeno ni propio. Es un gran poema triste...

Taty Cascada dijo...

Poeta, que alto es tu vuelo. Yo, te observo y aprendo de tus alas...Y si, en la paradoja, se encuentran las verdades, todas.
Besos.

Leticia dijo...

Lo interesante es que... en lo ajeno nos vemos como en un espejo, gracias a ello podemos ser y estar en soledad y al tiempo en compañía. Un placer Ío.

Omar enletrasarte dijo...

tal es, tal no es
interesante!
saludos

Leticia dijo...

Lo propio que es ajeno, así es la vida, y también el amor y el desamor ¡Lástima!
beso ÍO.

manuharo dijo...

Que fácil sentir en mí a través de ti...Mis besos tu sabes donde están, verdad.

ANTIQVA dijo...

Quizas sea porque todos buscamos algo en el otro, o en los otros...

Un gran abrazo, amiga

Y felices dias veramiegos