cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




11 de agosto de 2013

Otras palabras




El mendigo viene de vez en cuando,
es amable me pregunta por el día,
cuenta que ha dormido en la parada del autobús
pero no hacía frío y sonríe
como sonríe ahora mismo la lluvia.

La otra vez estaba enfermo, le di unas monedas,
comentamos el socorrido tiempo al tiempo que sus pies
no dejaban de moverse junto a las flores
-este rosal parece rojo, me decía-
sí, cuando florece lo es y hace daño

- y este gato negro es tuyo,
sí, antes hubo otros,
recuerdo los colores de sus nombres sin decírselos
y me mira y entorna la cabeza para comprenderlo,
pero es difícil abrir las cartas
entender la letra atropellada del viento

- huele a mar aquí, parece cercana, me dice, sí, confieso,
hoy está tremendo y cariñoso, tanto ruido
y la espuma, ¿la ve?
sus sueños se acercan a la garganta
a pesar del humo en el fondo
no sabe de su frialdad ni de los verbos compartidos

- tú quieres decir mariposa, no lo niegues
y también semillas y otras palabras interminables,
pero las luces están oscuras, mírelas así
tal y como las siento yo, desoladas como aguja
en un pajar de cemento,
- pero podemos cavar un poco para hallarlas
su oscuridad no es esa, lo sabes
y mañana puede acompañarte cuando despiertes.

¿quiere un bocadillo algo de beber y una naranja?,
no es mucho pedir y a estas horas las dudas
sobre el hambre son más pequeñas y solubles,
- es hermoso ese jilguero y esa piedra y la noche,
todos hablan su idioma de signos cuando nadie los mira
caen al agua como dientes de león

- pero es verdad que el cielo parece encendido,
casi nunca es primavera, hay tantos huesos que no dejan ver
- y la herida qué dice de su sombra
la sombra soy yo.

Después me quedo sola.



5 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Parece como un sueño, como un cuento soñado, como si ese gato negro, esa mariposa,los huesos, el jilguero, todo lo que narras, perteneciera a un mundo irreal, esos mundos que sólo los sueños tocan de lejos, o de cerca... en los sueños, esos sueños que sí, claro que si, también pueden ser reales. El final estremecedor... Ío.

BEATRIZ dijo...

Estupendo,
Gracias por compartir el sueño de Netzahualtcoyotl, me encantó.

Saludos y un placer.

Gato Pardowski dijo...

Magnífico!!

Ío, me iré a dormir con esa gama de imágenes tan cruentas y tan sombrías que de la mano van de la belleza...

Un abrazo.

Omar enletrasarte dijo...

más que una historia,
¡una vida!
saludos

ANTIQVA dijo...

Ío, si algo tengo claro es que los nombres que los humanos damos a los gatos, tienen colores... Siempre tienen colores...

Un abrazo fuerte