cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




3 de agosto de 2013

Púlsar




Si me duermo en un púlsar, aparece tu mano
en una nebulosa, me despierta un latido
y nuestros ojos huyen al susurro del cosmos.
La música embelesa los fractales del sueño,
somos puntos sin boca, alas de polvo errante
de núcleo compartido con el amanecer
de los días fugaces, con el tiempo secreto
que las nubes escriben entre lunas y olas,
regando los desiertos y las playas vacías
con aromas de agua de un universo ignoto.
Me guías hasta el alma de la noche espacial,
la negrura no existe, los años son minutos
tejidos con la luz de tus dedos dorados,
tus dedos de hilandera describiendo los mares
de todas las galaxias, de todos los espacios
que siento cuando miro mirándote lejana
y en esta soledad, te encuentro al lado mío.



Inspirado en el precioso poema "La noche", de Julie Sopetrán.
Y para ella.

Gracias, amiga, por tus versos, por la inspiración.


4 comentarios:

Leticia dijo...

Una conjunción de imágenes que creas y que ofrece como resultado un poema que envuelve la admiración, la amistad, y el amor a la vida de dos hermosas poetas.

Un abrazo que abarca a Ío y Julie.

Ánima dijo...

Poesía, eso es lo que leo.

Vaya, Ío...vaya...

ANTIQVA dijo...

Los fractales no son sino la poesia de las matematicas...

Es que las matematicas son muy poeticas...

Un abrazo mas

Julie Sopetrán dijo...

Me dejaste con la boca abierta Ío...
Es realmente precioso! Hermosos alejandrinos; agradezco de veras tu deferencia, y no sé si mi poema "la noche" lo merece. Pero si algo tengo que decirte es Gracias, amiga.