cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de septiembre de 2013

Mundo de arena



Después de decirme me queda ese sabor de boca
que no sé bien a qué sabe
si rojo o cuando el negro irrumpe me quiebra
si negro al romperse sobre el rojo
al intentar que no me diga
la muerte en su jaula de tierra.

Al rato pienso en rocas
y canta un pájaro
en un mundo de arena.


4 comentarios:

Leticia dijo...

Encuentro en lo que leído de tu poesía, un signo que reiteradamente ofreces entramado en tus poemas. Las aves y sí, libertad y fragilidad han sido y serán,parte del corazón de la poesía. Abrazo Monserrat.

Julie Sopetrán dijo...

Juego de colores para una jaula de tierra que es arena... Un poema obscuro, lo salva el canto del pájaro, lo serena la muerte...
Enigmático y mágico Ío.

Nahuel dijo...

muy hermoso. Un placer que te conservas, tu sì.

Saludos, Nahuel.

Ana Muela Sopeña dijo...

Fantásticas imágenes en tu poema, Ío.

Me ha encantado
Besos, amiga
Ana