cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




16 de octubre de 2013

Al cerrarse sus ojos



Al cerrarse sus ojos
allá perdida lo miraba ella
en el espejo que veía
en los otros ojos que miraban

como si suyos se mirasen
y así se miraban
cuando el espejo era él
o era ella y entonces se perdían sus ojos

no en su mirada sino en la otra que veía
que sólo suya no era
sino también de él y de sus ojos
porque él la miraba

porque él en el espejo era ella
o era ella porque lo miraba y lo veía
como si ella en su mirada fuera él
y desde él o con él se mirara.



1 comentario:

Ánima dijo...

...y es que mirarse resulta a veces tan acogedor...

Un bes, Ío.