¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.



Netzahualcóyotl de Texcoco


Atmósfera



Lo que digo
es que no puede ser
que me mantenga sólo con los aires
mientras el tiempo ocurre
y florezco en los grises de la nada.

Cuando las moscas cuelgan de mis ojos
yo me quedo mirándolas
imaginando el tacto de su lengua
en mi abrigo de pétalos,
su caricia es un brote nuevo
ramificándose
en mi dulzor agreste.

Después el labio dice,
arde efímero con la lluvia
en lo impalpable y turbio.