cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de octubre de 2013

Del agua



He olvidado mi nombre entre las piedras,
ahora soy del agua.

Ya no siento el cristal ni el ruido.
Mi habitación es una isla
donde abandoné el viento
a merced de la estrella errante
de una boca sin sino.

Un poema de amor señala el agujero.
La marca es un lunar inexistente
en la garganta del espacio,
allí, junto a la noche,
se oculta en su vacío
y bebe del fantasma del océano.

Los páramos,
los huesos y su sal,
la ceniza en los labios, en el dedo.

He olvidado mi nombre
conmigo.




1 comentario:

Leticia dijo...

También he olvidado el mío, pero creo recuperarlo leyéndote ... "Poeta".