cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




29 de octubre de 2013

El poema es una caja de zapatos



El poema es una caja solitaria
de zapatos roñosos y cartón
que algunas veces se calzan los pies
para soñar que el silencio
no es el barro que desnuda las encías.

Esta es de las noches en que el poema
disimula su belleza detrás de un hueco
y para verla es necesario sudar
con la boca agriada de tinta
en el vértigo de un temblor inflorecido.

Si por lo menos fuera invierno
podría mojar los labios en agua dulce,
respirar lo imposible del amor,
pero el sol asfixia mis andares
las piernas no me nombran
y el poema se desvanece
en la jaula de mi transcurso.





4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Mi poeta, solo un alma sensible y pura puede describirlo en forma tan sencilla y profunda a la vez. El poema siempre será en ti.
Abrazos todos.

Gato Pardowski dijo...

El poema nunca disimula su belleza, el poema es un ente que sabe lo que quiere para sí decirse con la mayor de las certezas; es un espejo del poeta, un temblor que nada sabe de lo inhumano del invierno, un experimento sutil en la probeta de aquel que escribe sin pensar en el infierno...

Un abrazo M.

ANTIQVA dijo...

Maldita sea, poemas y soledades siempre van de la mano...

Otro abrazo, amiga

Ío dijo...


Taty, Gabriel, Antiqva, garcias por venir.
Un abrazo, o mejor tres, uno para cada uno de ustedes.

m.