cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




3 de octubre de 2013

En esta primavera tan oscura



En esta primavera tan oscura
me enamoro del viento y de tu boca,
del temblor y del frío de la roca
que iluminan tu voz en mi cintura.

Salgo a beber del agua en la espesura,
un fuego entre dos ríos desemboca
en el mar de tu lengua, y me provoca
un enigma tu aliento en la costura.

Dueño de tu saliva y de tu piel,
mi cuerpo en espejismo se silencia
amparado en la luz de la ceniza,
todo en mí se desnuda con la miel
de tus ojos sombríos, su existencia
es llaga abierta y nunca cicatriza.

soneto


No hay comentarios: