cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




31 de octubre de 2013

Parece viento



En la distancia el último rumor
parece viento
y sangra.


Ya lo has visto.
Te dije que te fueras.
No dejes que tu boca llore
y traduzca sus piedras en tristeza,
no le escribas al mar los versos que la luz
arranca de las mieses retorcidas.
El destino del náufrago
es ahogarse en su lengua,
estrangular la ruta de la sed
y convertir el hambre en la garganta
en una isla lejos del océano.

Un poema de piel oscura
amanece tumbado boca abajo
mientras una gaviota avista un faro
en el polvo de un cuerpo sumergido.
Te dije que te fueras
pero tienes los mismos ojos
y el norte te dibuja en sus palabras.
Ya lo has visto.

Te dije que te fueras.



5 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Pero era cabezon y no se fue...

Hizo bien

Un abrazo, Ío

Omar enletrasarte dijo...

un poema en primera persona con su paisaje, un poema con vida propia
saludos

Ío dijo...


Antiqva, Omar, les agradezco sus palabras.
Saludos, abrazos.

m.

Ánima dijo...

Pero irse...adónde..?

Cecilia Montoya dijo...

Me hizo reir, el primer comentario de Antiqva!!...hay situaciones que se resisten a dejarnos, hasta que de un momento a otro y sin saber por qué, desaparecen. Tal vez abandonamos, soltamos cuando es el momento exacto, ni antes, ni después. Un beso