cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de noviembre de 2013

Agosto



Hoy no quemaré ni asustaré el nacimiento de tus ojos.
Elijo un charco para el funeral y música de piedras
en la sangre abrazada a la muerte.
Hoy no habré de decir la última noche de ébano
es una jaula sin grillos y es invierno el sudor
de la mortaja pegada a la piel de agosto, título
elegido por el azar en su estrategia.
Hoy el silencio viaja deprisa
bajo un sol de uñas mutantes.
Qué sospecha el trueno que carente de relámpago
no sale de su ombligo
ni libera el puñal a la carne de su antojo.
Hoy se explica el árbol
con una miríada de hojas secas
de repente en puñados de palabras para libarte.
Pero se embravece el mar y te besa.
Hoy la gravedad de la ola renuncia a la bandada
flaquea el espejismo y los ciegos
se nombran dentro del agua.



2 comentarios:

g dijo...

The last day of summer, The Cure http://www.youtube.com/watch?v=jg6QmO8My00

Julie Sopetrán dijo...

Misterioso poema, hermético final... Me ha gustado mucho.