cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




1 de noviembre de 2013

Dormitorio de los ausentes



Anoche volví al cementerio,
nuestro cementerio habitación,
dormitorio de los ausentes
que murieron por morir
o por amor se abrazaron
a la belleza de la muerte.

Volví la mirada al norte,
venías de la mano de una sombra,
-eras como siempre tú-
te vi llegar con una flor muerta de frío
caminando sobre los fuegos fatuos
y los huesos de los difuntos
que se pudren y agusanan sin temor
en la demencia oscura de sus ataúdes.

¿Recuerdas los nombres en las lápidas?
He tenido que apartar para ver el tuyo
alimañas y hiedras, moscas
que me contaban otras vidas
con un zumbido de cascabel fúnebre,
el mármol no me dejaba leer en mi tumba
el trueno que cruzó a ciegas la eternidad
hacia el postrer abismo de tu carne.

Ahora que somos cadáveres
y tuétanos de polvo sin memoria,
miro en tus ojos, en los míos,
veo las mareas solitarias,
el musgo,
las marcas en las cuencas de los dientes de los sueños,
las playas dormidas sin arena,
dormidas como un muerto,
como nosotros mismos.

Mana un hilillo de sangre de mi sepulcro a tu hipogeo,
agoniza de amor mi vientre larvario,
todas las mariposas y sus alas,
todo se me muere sangrando,
y te veo regresar sin tu esqueleto
sin alcanzar tus labios mi muerte.



6 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Sin temor ni miedo a pasarme, digo que Poe, por un decir, podría acercarse a lo que dices, aunque lo dijo, por supuesto, con otras palabras.
¿Conviene en este día de muertos convocar a los muertos? Oportuno, se respira en los crisantemos.
Crece en un lápida, la lánguida flor del mal, quebradiza y siempreviva.
Un beso.

Darilea dijo...

La muerte viva, la vivimos en esa muerte lenta que nos deja.
Besitos Ío

Ánima dijo...

Nunca pasa del todo la negra sombra, nunca para siempre...duele...

Un beso, Ío.

Cecilia Montoya dijo...

Haces que hasta en la muerte se respire belleza. A veces la sombra de la muerte, baña la propia vida, como en un sueño. El conjuro se rompe al despertar. Un beso

Ío dijo...


Gracias a todos por venir, por volver y dejarme vuestras palabras.
También por los abrazos y los besos.
Os los reenvío y os deseo buen día.

m.

ANTIQVA dijo...

Ay, que nunca nada en nosotros sea un cementerio... Nunca...

Otro abrazo, Ío