cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de noviembre de 2013

Si desnudarme es eso



He ido haciendo lluvia de los pájaros,
nadie esperaba su aleteo antes de regresar
la palabra a la callada sombra
del cuchillo en la mano,

no me hacen falta mis ojos
para ver las plumas
-todas recordando la distancia-
inesperadamente en los labios de otro mundo
-mi boca sin opciones no se consuela en la pupila-
aprendiendo a mantener el equilibrio
de los eclipses y los números,

donde quería llover se hipnotiza el sol
con este cielo organizado en escaleras,
mañana y mañana más y más calor,
y no tiene rellano
-tampoco el aliento-
donde confesarle al frío una nube
su imposibilidad de historia
-de hilo a medio trenzar con la ortiga-
o de promesa en los dinteles del absurdo
paso de los cuervos,

y ya sucede la ráfaga y sucede el neón,
-sucede la casi metáfora en el vientre-
veinte veces he de cantar con bisturís de saliva
para llamar a la tormenta
-pero no lo hago si desnudarme es eso-
y dejar a oscuras la noche

triste en el refugio del vuelo
-mi paisaje al revés es un páramo-
de las pestañas sin vida.



2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

...y dejar a oscuras la noche...
Qué hermosa imagen! Un abrazo, Ío.

Ío dijo...


Gracias, mi Julie, por estas y todas tus palabras, :)
Un abrazo para ti

m.