cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de noviembre de 2013

Tempestades



En la tempestad tengo un sueño de arco iris con tu lengua.
Un fuego azul en mi boca es el rojo que en tus labios
ilumina el paso a los latidos de mi alma.
Colores bajo los párpados y entre tornasol y viento
una infinita esmeralda me abriga como un río.
Siento la belleza del deseo,
éxtasis de absoluta luz incendiando mi muerte
el roce de tu cuerpo de lumbre y agua.



1 comentario:

ANTIQVA dijo...

Magnifico que al roce con su cuerpo surjan chispas... Bella cosa...

Ío, mañana es viernes... Felices dias