cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de diciembre de 2013

Apenas si me duermo



La matemática profunda de mi albedrío
me resuelve impar.
Impar es el número de mi resto
y me divido en él exponiendo manos como golpes
al golpe que me acaricia apenas si me duermo
o el poema no me deja respirar
de su símbolo el ojo
y el cuerpo no es mi cuerpo
mi cuerpo no es sino imaginario
un logaritmo, un temblor.

Exactamente no me muevo
de mí ni del movimiento amargo
de las flores aliadas con la ecuación,
un deshoje y un inventar palabras
ensuciándome la piel con segmentos
de poesía inútil y corriente
y tanta poesía para qué.

Pero el olor no se esconde en el relámpago
y el agua es lo sólido lo asequible
una cifra inclinada en la frontera del dorso
si digo rosa y eyaculo sangre.



No hay comentarios: