cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




10 de diciembre de 2013

Contraseña



La contraseña para entrar a la casa
es a vista de pájaro
un alfabeto un idioma.

Para abrir el azul enciende el rojo
con tu boca
haz con tu saliva una montaña
un edén de alientos
haz del azul el rojo
y dímelo
cuando los árboles no tengan hojas.

Dímelo apenas la oscuridad me busque
y me enjaule el poema.



2 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

la contraseña siempre es personal
y el poema, aunque público, también lo es
saludos

Julie Sopetrán dijo...

El poema es el que abre la jaula para que seas plenamente libre...