cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de diciembre de 2013

Desnudación



No te quedes desnuda,
hay lobos escarbando entre los dientes,
la sangre se derrama
y luego brilla.

Si te desnudas frente al árbol
te inocula sus sombras y el olvido,
en sus ramas no duermen los jilgueros
de sus ramas se dice que nombran a la muerte.

No te desnudes,
o desnúdate a solas delante de los ríos,
piensa en una palabra
arrójate a los ojos del poema.



3 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Nuestra manera lógica de ser es el desnudo integral, pese a quien pese, aunque nos pese.
Un beso Ío.

g dijo...

Pero desnudarse ante la corriente también tiene sus riesgos. El poema puede girar de mar a montaña y hacer naufragar la piel (con su carne).

Ánima dijo...

Yo siempre me visto desnudo, así el miedo, así el frío, así el pulso entumecido.