cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




31 de enero de 2014

Ahora en la penumbra



Ahora grita más alto que la noche,
deambula los perfiles de las casas de humo
de la sombra que sueña, asomada al capítulo
de un cuerpo silencioso.
Grita para decir algo inaudible,
ella escucha tu nombre en una rosa
posiblemente azul o ya no hay nada
y su vientre tan sólo
acaricia poemas.
Ahora en la penumbra tiene ojos
y ruidos en las manos
como frutos ya secos
o cisnes sin entrañas.
La infinitud del aire se distancia,
la lluvia lo recorre todo.








4 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Imagino esa noche de lluvia en la penumbra... Me lo hace imaginar tu oscuro, pero hermoso poema. Un abrazo.

tecla dijo...

Nunca como en la penumbra fluyen con tanta fuerza los versos.
Como si salieran de un manantial desconocido, me han tocado y me han conmovido para siempre, Ío.

Taty Cascada dijo...

Yo contigo visito los laberintos del surrealismo poeta. Es buena la lluvia en la noche, porque grita a todo pulmón poesía...

Concha L. F. dijo...

A chuvia percorre todo... Nunca máis perto da realidade meteorolóxica!
Sempre me sorprendes... Por que será?

Bicos.