cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de enero de 2014

Disfraz



Este poema es para nadie,
no es para ti o para mí,
no se puede ni se sabe leer
ni entre líneas ni por fuera.

No es poema y no se escribe
ni por dentro tiene nada,
no tiene hoyo por donde mirar
ni amor ni hojas ni flores,
no tiene tiempo, boca o saliva;

es un muñón,
es como una mano vendada,
como una uña sin dedo,
como un dedo de esa mano vendada
sin brazo ni codo ni hombro
ni cadera ni envés, ni sexo.

¿Qué sexo tiene el poema?

el poema es un caracol con toda su baba,
es un ángel azul de lodo,
un demonio gozándose,
el poema es el amante del demonio,
sólo una idea sin idea de su cuerpo,
es un orgasmo en un vacío a oscuras,
el parque de atracciones de mi sombra.

Y el poema se descubre
desde los templos profundos de los ojos;
cómo es que miras y no sientes su sangre,
qué semblante es el tuyo,
con qué dientes devoras mi lengua
cuando sale la luna y la gris muerte
se disfraza de poesía.



1 comentario:

Ánima dijo...

Poesía...