cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de enero de 2014

En tus ojos me encierro como un pájaro



Si fue la roca el peso que hizo encender la luz,
será como un espejo tu lengua convertida
en mi boca de amor, cuando en tus labios sueña.

Si fue que entre tus ojos me encierro como un pájaro,
si no puedo volar, y lentamente muero
enjaulada en la lumbre de tus atardeceres,
será la cicatriz, que se despierta al alba.

Si fue que de los ríos bebo el agua del beso
y en su tacto mi voz, intuye tu caricia,
será entonces mi fuente, tu aliento amanecido.



1 comentario:

Gabriel Capó Vidal dijo...

y lentamente muero
enjaulada en la lumbre de tus atardeceres,
será la cicatriz, que se despierta al alba.

Que bello poema.Un abrazo y un beso