cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




3 de enero de 2014

Esta noche el poema




Esta noche no escribo,
esta noche el poema se me enfría en los dedos
como una luz ajada, como un ángel desnudo
desciende hasta mi pecho con su sombra de sílice
y corea tu nombre, acercándome al polvo.

Esta noche sin techo y sin paredes
arde en la casa a oscuras una rosa de mármol.




6 comentarios:

Nahuel dijo...

me ha encantado particularmente este, mucho.

Saludos, Nahuel

Julie Sopetrán dijo...

Una belleza de poema! Ya extañaba leerte... Besos. Feliz año para ti!

Paloma Corrales dijo...

Precioso. Te deseo un año cargado de poesía y belleza. Un beso.

Omar enletrasarte dijo...

un poema, cual fruto del árbol de la tristeza
saludos

g dijo...

Hay noches en las que un nombre ensordece la paz y el espíritu, transfiriendo sus coordenadas para no dejar nunca de buscarlo...

a solas, a oscuras.

Ánima dijo...

Tanto frío en tanta belleza...