cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




2 de enero de 2014

Nepente




En la memoria de tu ombligo
hay sal
y marcas de poema.

no resiste la piel
en la caricia pura de la rosa.

al devorarme el agua
trago y con la sed de la herida
todo desaparece
justo al llegar la noche
de la boca en olvido
si me olvido olvidarte.




1 comentario:

Julie Sopetrán dijo...

Preciosísisisisimo poema. Mi felicitación, Poeta.