cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de enero de 2014

Tirarse al río



Está la voz sobre un puente
esperando que venga el río
para tirarse a él como un suicida
con una piedra atada al cuello.

Y la voz es un pez nadando
en la contracorriente de su propia marea,
un pez con cuerpo de vestigio
y rostro de poema insomne.

Al regresar el agua a la riada
llueve lo no llovido
el aliento es el envoltorio
de la boca cosida
al paisaje del labio
de lo profundamente nuestro.



1 comentario:

Julie Sopetrán dijo...

Cuando llueve... el río crece y llega a cubrir el puente y nos lleva sin tener que tirarnos... Y es así
como nos sentimos peces en el cauce más puro. Es un bello poema.