cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




17 de enero de 2014

Y entonces ella



Y entonces ella, sin ella pero con todas sus ellas
y sus nombres, cambia su nombre
por el de ella
que no es sino ella y la de antes
y la que fue o la que será o no será porque el nombre
de todas ellas no es ella
porque ella no es tampoco ella
y su nombre en ella no está
y es como si nadie
como si nada ella fuera
o no fuera a ser ni ella ni nadie
en esa nada de ella que no tiene nombre
ni es ella ni son las otras
porque las otras dónde están
y ella quién es sin ellas
si no es ellas y ellas son ella misma
pero sin poderse alcanzar
mirándose fijamente las manos
que son manos porque tienen dedos
y no son rosas y no saben escribir
y escriben y son la noche
sus manos también sin dedos
pero con poema y espinas
pero también con ella y ellas
qué saben de ellas o de las flores o de los labios
o de dónde está y qué sabe
de su nombre o de su cuerpo
y qué va a saber si se va con ellas
con sus otras con sus ojos con sus nombres
con sus pájaros y con el mar.



1 comentario:

Taty Cascada dijo...

Y ella es ella y en todas engendra y se entrega, porque somos todas en una y una en todas mi poeta.
Leerte mi querida amiga es una necesidad.