cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de enero de 2014

Yo te lo digo



Yo te lo digo,
este es mi nombre, sin metáforas
no significa acero sino roto,
sólo una grieta tiene, sólo un efecto luz
se pronuncia arrancando la sombra a los acentos
de las rosas inútiles.

Yo te lo dije,
le falta en los pulmones una vida,
le sobra soledad y mármol,
lenguajes de derrota,
y entre las piedras bajo el puente
un río se lo lleva al páramo
de los nombres sin letras que fingen ser idioma
sin tener ni una sílaba en la espalda.

Este es mi nombre
y un castillo de hierros lo protege del daño
en la latitud roja de un poema
olvidado en las cimas de la lluvia,
dentro del frío, en su intemperie.



3 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

un nombre melancólico y solitario
saludos

Julie Sopetrán dijo...

Me quedo, con el efecto luz, de ese nombre... Un fuerte abrazo Ío.

ñOCO Le bOLO dijo...


Sí que tus poemas son intensos.
Lugar increíble debe ser ese donde los nombres no tienen letras... que finjan ser idiomas.

· un beso

· CR · & · LMA ·