cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de febrero de 2014

Este es el amante y el gozo



Esta postura
de caminante que no va a ningún sitio.
Esta manera
de tener los pies como palabras
temblando cerca de la orilla.
Esta forma de viento sin señales
mientras escribe "el agua es polvo"
y a las letras se las come el eco
de la sed intravenosa
más arriba de los muslos.
Este puesto en la frontera vulnerable
de miradas y espacios en breve
con sus dioses derramados
sobre cada frase de piedra.
Este caer por el borde del oxígeno
donde recorres la huida
y no volverán con las olas
tus ojos a sobrepasar el límite
de las últimas nubes
olvidadas entre los pájaros de hielo.

Este es el amante y el gozo.

Una sonda en el cuerpo
recién ahondada pulsa y atraviesa la mano
la electricidad hasta la memoria.
Este es el vínculo del aire
y en su apariencia el horizonte
reanuda los aspectos de la forma
entre los labios.

Esta indisposición de los andares,
este no moverse del ruido.
Y los pies dentro del espejo.
Y el vientre sofocando
la suavidad del poema.



4 comentarios:

tecla dijo...

Exquisito, inspirado, sublime, Io.
Te brotan las palabras en las sombras con un duende y un misterio que me dejan así, como estoy ahora mismo.
En otra parte. En otro cielo.

Julie Sopetrán dijo...

Precioso Ío. Un verdadero placer leerte siempre y en este poema se concibe la auténtica obra de arte. Felicitaciones. Besos.

Leticia dijo...

Este, aquí, ayer y ahora que has hilvanado en "verso libre de ataduras", un fluir que atraviesa la soledad y cae al vacío y forma el cuerpo del poema.
Un este... aquí, querida poeta.

jordim dijo...

Éste me ha gustado mucho, sigo por aquí..