cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




11 de febrero de 2014

No viste la palabra



Y zas y un golpe y de repente
el agua te cubre hasta el cuello.
No viste la palabra
llegar con su destino.
Hay días en el suelo, moscas muertas
en tu mano, crisálidas de amor
y escaparates con reflejos
de figuras sin ojos
dentro de cuerpos de cartón.

Y zas y de repente nadie olvida
la forma de un poema.
Hoy es lunes, lo dice el árbol
con su fiesta de hojas, tan desnudo
madre, como el parirme río
en una media noche sin bombillas.

Suena un bandoneón con cicatrices.
La herida, y zas, el golpe de repente.




No hay comentarios: