cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de febrero de 2014

Supongo un rosal



Me acuesto con la noche.
Hacerle el amor es algo casi improductivo
-ambas somos profilácticos-
no tendremos descendientes
y nunca podremos enseñar a nuestra prole
a sentir dentro luz lo que desde fuera
parece negro.
La noche y yo somos parecidas,
ella me repite te amo entre mis muslos
y yo a su voz le digo te quiero
allá en lo hondo de la erección de su sangre.
Las dos nos recorremos los pájaros,
ella con sus lechuzas me mira huidiza,
mis búhos la observan con el rabillo
de dos ojos impares,
-el otro es el eco profundo de una sombra-
ojos para verla imposible.

Tendidas como pronombres en la vertical
de una cama deshecha
nos tentamos lengua y carne con la boca mutua.
Es recíproco el orgasmo en el vientre
apenas nos olemos las guaridas
de los animales semidormidos,
ya despiertos en la madeja de humo
donde nos encontramos para amarnos
efímeras como el polvo de las alas
de dos mariposas clavadas a un cactus.

Supongo un rosal en nuestros sexos,
ella tiene las flores, yo tengo las espinas
y con los labios nos mordemos la palabra
en los genitales nocturnos, tan húmeda
cuando ahoga como un río
al llenarnos de agua los nombres.




6 comentarios:

Jack Sparragoss dijo...

Jo! Vaya tela, tener que suponer rosales en noches en vela... Pues eso, Jo!

Leticia dijo...

Y quién le hace el amor a la inaprensible noche, la vida, esa que representa el búho, el agua, mariposas y una rosa.
Sugerente alegoría de amantes en la unicidad de La noche y La rosa...

tecla dijo...

Me gusta mucho tu blog, Io. Es como si estuviera en el lecho de mi noche, en plena oscuridad y me brotaran las palabras que dan la luz a mis insomnios.
Es un blog pleno de misterio, de luces y de sombras.
No me extraña que pretendas hacer el amor con la noche..
Me siento perdida y encontrada.

Jerónimo dijo...

La noche incita e invita al amor y el amor busca la oscuridad de la noche, un dúo perfecto.
Tus versos hay que leerlos despacio y más de una vez,tienen mensajes ocultos. ¿Hacer el amor a la noche no es estar más solo que la una?

Ha sido un placer Ío.

Darilea dijo...

La noche cactus y abrazo, beso o suspiro y el poeta naufragando en estrellas.
Besitos Ío :)
Pd: Gustazo siempre tu espacio

Amando García Nuño dijo...

No has elegido mala compañera. Pero yo tendría cuidado, al alba te abandonará, siempre hace lo mismo.
Abrazos, siempre