cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




14 de marzo de 2014

Habría que morir



Habría que morir
mientras el pájaro y la herida
respiren.
Habría que morir pensando
los solamente espejos
de la noche y sus constantes vitales
como si fuera el día, propio,
y no se trastornara por la huida
de nuestra resistencia
a lo imposible.
Habría que inventar la zanja
y acostarse con todos los olvidos,
con los nombres sellados,
hacerse con dos muertos
un trío que responda al sol
con algunas palabras
a punto de caer sobre el silencio
de las bocas metidas en los puños.
Morir habría que morir
despacio, deteniendo en ese instante
los sueños, y correr, como sin prisa,
y alcanzarlos en su destino
aunque cueste la vida, aunque después no vuelvas
a esperar en el pulso la simiente
del musgo o de la escarcha
y la sangre se cuaje
como amor en los labios.
Habría que morir muriendo
de lo mismo que mueren los poetas,
de esa enfermedad, o locura,
o fantasía o vicio
-muerte tan sólo,
suicidarse con un pez en la lengua
mientras come del agua
sabiendo que se asfixia.
Habría que morir a veces
sin más,
para seguir viviendo.




6 comentarios:

jordim dijo...

Yo muero al menos un par de veces al día... Buenos versos y reflexiones implícitas otra vez.

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...

Significados eróticos y placenteros ante la realidad posible de morir, acuden en este poema y confrontan los opuestos, en ese vivir muriendo.
Besos Ío.

abimis2 dijo...

Preciosa manifestación poética de reflejar la vida mediante la antítesis contenida en los versos. Pues, ¿qué es la vida sino la contradicción y confrontación de los sucesos? La noche y el día, la muerte y la vida, la huida y la resistencia, las palabras y el silencio, morir despacio y correr hacia los sueños. Maravilloso poema, Ío. Un abrazo, Giovanna

Darko Wiggin dijo...

No sé si habría que morir y tampoco sé si habría que morir así, pero me gustó leerte.

Me gustó el pez en la lengua
;)

Julie Sopetrán dijo...

Impresionante poema. De antología... Me ha gustado mucho, por su fuerza, por su lirismo, por su buen hacer. Felicitaciones.