cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




17 de marzo de 2014

Lo de menos



Lo de menos es hacerme la muda,
siempre he preferido pensar los números,
callarlos, a echar por la boca
todos los decimales que no entiendo.
Con las palabras me ocurre casi lo mismo,
aunque sea distinta la manera de poner los labios
y la lengua detrás de los dientes al chasquear
como si fuera un látigo el verso más contraproducente.
Me recuerdo hablando más de lo debido,
a doscientos por hora kilómetros y kilómetros
de caminos de palabras asfaltadas con saliva
-o baba de caracol por la noche-
diciendo hasta por los codos
-en cual tiempo no fueron mis brazos pronombres-
y ahora sin decir nada, sin importar mucho
el lenguaje o el silencio
me tomo de las manos las sílabas
para coserle sombras
a los verbos de las cicatrices.




2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Lo de menos es mucho Ío. Quiero decir mucho de poesía y más de imágenes, bellas, originales, únicas...

Amando García Nuño dijo...

Números, palabras, números, palabras, palabrassss... Como decía Machado acerca de los amoríos, yo ya los tengo olvidados, si fueron alguna vez.
Abrazos, siempre