cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




7 de marzo de 2014

Título



Lo primero es lo primero
y nadie dirá que el título no lo es
o que no queda bien con el resto de las palabras
que tengo secando frente a la ceguera.
Lo primero es señalar, con educación
y a ser posible sin dedos, el meollo
que desaparece si le nombro a mitades,
porque de la mitad a la nada
sólo hay vacío.
Lo primero es anunciar el bisturí,
decirle a la hoja dos o tres mentiras
para sacarle el jugo al hueso
de la cereza y así no quede rastro
de sabor después en la boca.
Lo primero es ver los difuntos
quedaditos en sus despojos bajo las piedras
como pequeños trofeos de caza lobunos,
-los lobos y sus aullidos-
qué sangre no derramarán de noche
cuando hasta las estrellas les tengan miedo
y los pájaros sin alas vuelen sin rumbo,
locos de plumas rojas,
locos sin cielo.
Lo primero es clasificar los peces
según tengan o no tengan un anzuelo,
según naden con brazos o aletas,
enumerar la posible cantidad de sal en sus branquias
y redondear la suma con cuidado
hasta hacerla parecer inexistente.
Después se debería bifurcar la ilusión
en la calle de algún laberinto insonorizado,
es mejor que las paredes compriman la niebla
y sólo así la hora volverá a ser oscura.
Por último se escoge uno de entre todos soles
y al verlo brillar se le confunde en el fondo del lago
con un cisne muerto.



3 comentarios:

tecla dijo...

Lo primero es lo primero aunque no tenga que ver con el resto, porque el primero es antes, mucho antes de que aparecieran las palabras con el alma pegada y el hueso.
¡Ay! el hueso, los huesos que duelen y penan desde lo más hondo de las fosas.
Que penan y tiritan.
Lo primero es lo primero, haya o no haya después un luego.
O un hasta luego.



La inspiración al Poder, Ïo.

g dijo...

Lo primero, en mi caso, coger el valor por los cuernos, que no es tan fiero como lo pintan.

Taty Cascada dijo...

El hueso antes de la carne, la espina del pez antes que su cuerpo de mares, el cese del respiro antes que el vuelo del alma. Todo tiene su ciclo, secuencia, y momento preciso. Todo tiene sus tiempos, por esa razón siempre lo primero, es lo primero.
Como siempre mi poeta, notable.
Un abrazo mi poeta admirada.