cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




24 de abril de 2014








Manos

qué son las manos
si no son las ramas del sueño
para tocarte desnudo
como lamen las olas
el mar de la noche.
Qué son si no islas,
palabras, puentes tendidos
desde los árboles a la mirada,
desfiladeros hacia los túneles
que se abren ante tus ojos,
y son las manos el recuerdo
del deseo, la huella
de los dedos sobre una imagen del océano,
o recogiendo gotas de agua
en un suelo cubierto de espinas y relojes.

Las manos son injertos silenciosos,
plantas crecidas en inviernos de lluvia
sin paraguas ni asomo de claridades.
No son las manos sino transparencias
confundiendo el rojo con el verde,
rumores de mi boca en tus labios.













Guardo aquí este bello regalo que le han hecho a mis versos.
Sucede que al escucharlos así es como si no fueran míos o fueran distintos, otros versos.
Incluso son hermosos.

Muchas gracias, engel
Un abrazo







3 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Las manos, como puentes tendidos...

Que bella idea...

Un abrazo, amiga... Y el deseo de una felicidad inmensa

Engel dijo...

Bellísimo poema. Suave, aterciopelado y original.
Felicidades, Ío.

( http://youtu.be/A7X_MmejcYs )

Julie Sopetrán dijo...

El poema me encanta Ío, es sencillamente precioso, pero no puedo ver o escuchar el video, me sale un cuadro en blanco... No sé por qué? Besos.