cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de abril de 2014

Despacio el agua



Caer como si al caer
el agua
la lluvia
me llevara en ella
hasta el suelo
y pudiera mojarlo
y mojarte a ti
con cada ola
y así llegase
a caer
conmigo
despacio
mi temblor
sobre tu espalda.




3 comentarios:

Leticia dijo...

Un deseo acuoso, resbaladizo, que cae sensual en el dorso del objeto amoroso. Beos Ío

Taty Cascada dijo...

Tan dulce, tan acuoso, tan sutil, tan tú, poeta querida.
Abrazos y besos.

Julie Sopetrán dijo...

Hermoso, húmedo, sensual... Bello, muy bello.