cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de abril de 2014

Dialecto



Nuestra ropa ya está lavada.
Perfila el viento
su aprendizaje en ellas
antes de que las alas lleguen
a doblar por los pliegues las arrugas
y nombremos el agua
como un deseo.
Llovió por la mañana, las prendas del tendal
predicen una noche en los alambres
hablándose a sí mismas.




1 comentario:

Julie Sopetrán dijo...

Imagínativo, lúdico, hermoso poema... Invita a leerlo varias veces. Preciosas imágenes.