cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de abril de 2014

El mar









He visto el mar.
Se moría de sed
dentro del agua.








4 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Este es el haiku más bello que he leído últimamente... Precioso y lleno de significados.

Julie Sopetrán dijo...

¡Ah! Y la voz del mar... Impresionante!!!

Jorge Curinao dijo...

Como cuando el silencio es posible
y las palabras empiezan a temblar.

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Y es que la inmensidad suele estar siempre a solas y esa soledad debe dar mucha sed, sed de abrazos, por ejemplo.

Un haiku brillante Ío, me encantó.

Abrazos poeta.