cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de mayo de 2014

Me miras al caerme



Me asomo con ganas de tirarme
por la ventana suponiendo que abajo
hay un muelle, una cama elástica,
o tú, que me miras caerme
tenderás en el suelo aquel trozo de musgo
que una vez tejimos entre los dos.
Me asomo y a la vez veo asfalto,
veo que me faltan alas pero insisto
en quererme despeñar
aunque sea sólo por la razón
que queda escrita en el vaho de los cristales.
Puedo caer, sé que puedo, y sé que de la boca
me van a salir plumas cuando grite
al hacer ese ruido que hacen los cuerpos
cuando de rotos ya no pueden recomponerse.
Y así todo quiero tirarme, con todo
y con nada puesto, quiero caer
caer y caer todas las veces y deslenguarme
mientras duermes dentro de ti,
y volverme lengua y que mi lengua
sea yo y ella seas tú al caerme
de mí cayendo al tirarme.
Me asomo y hay algo que puede ser carne
o sangre
o no lo sé porque la ceguera de esta luz
confunde las palabras y queda a la vista
solamente un resquicio entre las piernas
y de ahí me sale la gana de caer y de tirarme
y la de quedarme donde estoy
convaleciendo de la rotura
sin resistirme a la caída.




No hay comentarios: