cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




7 de junio de 2014

Y por qué no volar




Y por qué no volar
o decir que se está volando.
Volar y no quedarse
esperar siempre en la caída
a veces sin que importe
otras pensando en ello.
Todavía en penumbra
es tanto el vuelo como si pudiera
o si al latir.





2 comentarios:

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Volar es un ejercicio necesario en un mundo tan apegado a la tierra y a las riquezas materiales. Volar es liberar el alma de tanta suciedad.

Un abrazo Ío

Julie Sopetrán dijo...

La elevación y la caída en lo inexplicable del latido que trasciende...