cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




1 de julio de 2014

Está lloviendo



Está lloviendo,
imagina que llueve
y el agua no te olvidará.
Será palabra dulce, un ruido,
será como el amor, su beso.

Imagina en un páramo
mil ríos y mil mares,
una pequeña y nueva gota
siempre cayendo.

Imagina que entre la lluvia
la tormenta y su trueno te recuerdan
y hablan de ti las nubes
en el espejo de una fuente,
a media noche, en el relámpago
ardiendo dentro de tus ojos
cuando los míos se iluminen
al mismo tiempo,
con un único parpadeo.

Está lloviendo, está todo callado
y el amanecer se posa en tus huellas,
recorre la intemperie de las flores
todavía dormidas, todavía encerradas
en su mundo de pétalos y espinas,
y el primer alba me sabe a tu ausencia.

Imagina que llueve,
está lloviendo como nunca,
no hay dolor en el agua, no llueve desde dentro,
imagina tan sólo la marea
cerquita de tu piel, ahí,
rodeándote con un arco iris.
Imagina una rosa siempre viva
renaciendo en ti, cuando llueva.










Fondo de tormenta y lluvia, cortesía de Miguel Ángel W. Mawey; Gracias, amigo mío
Música: fragmento de Onda, Gabriele Tosi








No hay comentarios: