cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




3 de julio de 2014

Poema



Es mejor no enseñar los dientes
de la sonrisa trastornada.
Mejor disimular
los encuentros a oscuras
con desplomes de tierra
sobre los cuerpos en las sábanas.
Mejor apaciguar la multitud
con caricias de sed y manos luminosas,
dejar el perro en una lengua ajena
ladrándole a los huesos de la parca.
Mejor, mucho mejor
escuchar lo de dentro y su demencia,
describir los objetos con colores
y las palabras justas,
respirar necesariamente
con la boca vacía.
Mejor no hablar de los suicidios.
O de las pieles.
Mejor decirle vete a la sangre en la roca,
que vuelva el animal salvaje
a soñar en las ramas que es un águila
y no es un cuervo bajo el labio hundido
escarbando allí con sus uñas.
Es mejor no tocar el enrejado
de la prisión dormida.





No hay comentarios: