cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de septiembre de 2014

A ti te nombro







A ti te nombro rosa
en el jardín de las espinas.


En la profundidad del beso
todos los besos son de agua
y las espinas que los rompen
son las astillas de nosotros.

A mil besos y en la distancia
profunda de un silencio
cae la nieve arrodillada
delante de la flor gemela
de tus ojos cuando me miran
abriéndose al decir te amo.

A ti te nombro
y soy bajo la lluvia
el otoño abandonado en la rosa.
A ti te nombro y el amanecer
parece demasiado tarde
para las flores frescas,
lo es para el tiempo de mañana,
para su lengua.

Y sin quererlo aún a ti te nombro,
a ti te amo
sangre y rosa oscura de mi jardín
de palabras y espinas.






2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Hermoso poema de tu frondoso jardín lírico... Eres una gran poeta Ío.

Fackel dijo...

¿Dónde figura una dirección electrónica de M?