cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de septiembre de 2014

Entra como la noche



Andábamos a la vuelta del tornillo
como si se nos fuera en ello la vida.
Roscar y enroscar el ruido, los amaneceres
ensimismados entre el cabello
y las manos haciendo que hacen
sin olvidarse respirar
en las pausas en que la boca no dice
y todo lo dicho se ofrece a la otra boca
para que el gesto no se niegue
a salir de la lengua.
Andábamos como quien recorre cementerios
buscándonos los huesos en las tumbas
de los desaparecidos al pie del labio,
tanta tierra se nos escapó a los límites,
tanto del trueno como a la ceguera,
y el propio extravío sangrando hacia dentro
entra como la noche.
Antes las piedras y la oscuridad,
mucho antes el agua.




2 comentarios:

Julito Chés dijo...

Calladamente y oscuro se apodera de nosotros el vacío.

Carmela dijo...

Y es muy probable que nos vaya en ello la vida.

Besos y cariños, ;-)