cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




2 de septiembre de 2014

Lo que no existo




Entiendo
que pasó un año.
Lo que fui me recrea
en la saliva de los lobos.
Quizá la sangre de los verbos
sea distinta de las sombras
y de su participio.
Así lo escriba con los labios
y me diga el papel del tiempo
acaso no eres otra, acaso la de siempre.
Pálida como el frío
todavía en el páramo, todavía la carne
me dice con su boca.
Entiendo que no soy
y también soy el hueso, y la ceniza de mi lengua,
lo que no existo.




1 comentario:

Carmela dijo...

En esencia somos la misma.
Un beso.