cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de mayo de 2014

No es esta la voz


No escribas el dolor ni el miedo,
escucha nada más, escúchate
y cuenta los latidos,
haz restas con tus dedos
si las tripas se empeñan en decirte
aquí estamos nosotras
y venimos a invitarte a la fiesta
sin que nos llames.
Ocho nueve diez once y te encoges
con las piernas dobladas,
quieres dejar aparte el daño
y explicarte que afuera los cerezos
han vuelto a casa para florecer
en tu regazo, sin remordimientos,
porque de sus raíces no nacen las ortigas
y la locura es esa cosa extraña
de estar en soledad, como los grajos.

No es esta la voz donde el semen
fecunda a una mujer en la escalera,
esta es la voz de los peldaños
cuando nacen de un manantial
y la noche los grita en sueños;
esta es la voz de esa mujer
uniéndose a su propio esperma.









video
Música: fragmento de Fairyland (cd Odonata)
Amethystium








1 comentario:

Carmela dijo...

Hermoso.

Un beso.