cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de septiembre de 2014

Tránsito



Pero vuelve y regresa.
Acaso no se ha ido
y todavía está donde lo abandonaron,
como una larva, como un límite
para agarrarse al suelo
y tirarse hacia abajo detrás de las palabras.
Vuelve y regresa
y también en la cima se descubre el poniente
en una hojita inesperada
o en el alambre que retuerce el viento.

Y es él quien sopla y me divide
antes del éxodo
hacia el amor herido.




4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Vuelve y regresa porque siempre está y ES mi querida poeta
Bello siempre.
Abrazos y besos mi POETA.

Carmela dijo...

A veces nos agarramos en el mismo límite, exhaustos, sin fuerzas pero nos agarramos.
Tus palabras calan hondo, y son preciosas.
Cariños.

Leticia dijo...

La poesía habla a su lector, quien interpreta los signos, aquellos en los que coincidimos nos develan un mensaje... hoy, un poema de la inmortalidad del amor que ilumina y se devela en todo ser y en cualquier parte.
Un placer Ío.

Amando García Nuño dijo...

Ciertamente, va a ser que no se ha ido. Es posible, incluso, que nunca haya existido. Pero está bien así, necesitamos estar divididos.
Abrazos, siempre